Opinión y noticias

 

Presidente de la Asociación de Magistrados dijo que Bonomi pretende "desviar la atención" al criticar a jueces (El Observador, Junio 15, 2018)


Es increíble que el Presidente de la Asociación de Magistrados del Uruguay, Dr. Alberto Reyes, diga que para cuidar a una víctima de violencia doméstica basta con un policía. ¿Ese policía hará un horario de 24 horas entonces? Impropio de un Juez que se supone debe conocer la realidad.

Las políticas de benevolencia con la delincuencia del Ministerio del Interior, son un verdadero desastre.

Y, también, lo son los criterios y actuaciones de algunos Jueces, que tienen una mentalidad igualmente de ilógica benevolencia. Y hay otros que, en verdad, no tienen las aptitudes para ser Jueces, a juzgar por fallos que han tomado notoriedad.

Poner de custodios a policías es mal método y no es la solución. ¿Cuántas víctimas de violencia doméstica hay en el país? Si se pone a cada víctima tres policías, que hagan turnos de 8 horas, serán miles los policías que deberá pagar la sociedad en todo el territorio a tal ?n: es decir, serán muchos los funcionarios policiales que deberán cuidar y acompañar a las miles de víctimas de la violencia doméstica.

No es ése el camino. Además, esa práctica no es efectiva y no da garantías plenas ni mucho menos ni para la persona custodiada ni para los custodios, como prueba me remito a acontecimientos recientes, de lamentables consecuencias, con lesiones y muertes hasta de los propios funcionarios policiales.

No creo que en el resto de los países medianamente organizados los policías sean afectados a ese servicio domiciliario.

Lo que se debe hacer es cambiar las políticas en el Ministerio del Interior y también en la Justicia. Hay que hacer cumplir la ley con el más radical rigor. Si la policía, los Fiscales y Jueces aplicaran los criterios de tolerancia cero, los "machos valientes" golpeadores y asesinos de mujeres pasarían a ser mansos corderos. Rigor y más rigor. Rigor ejemplarizante, que sirva de escarmiento. Y se acaba el asunto.

¡Qué desastre! ¡De qué forma ha caído el nivel! La triste realidad de hoy es la prueba más contundente de que el actual estado de situación no está en concordancia con el Uruguay del pasado en materia de seguridad pública.

El asunto es netamente politico. La actual situación de inseguridad pública es consecuencia de las políticas equivocadas fruto de una ideología, que prendió fuerte en las cabezas de los últimos Ministros del Interior y, también, en Jueces y Fiscales. Entre otros factores, hay que señalar: la errónea concepción de los "derechos humanos" de los delincuentes, que se priorizan en perjuicio de los mismos derechos que tienen las víctimas de los delitos; la liberación masiva al barrer de miles de criminales por gracia sin que cumplieran sus penas; la profundización de la "teoría de la rehabilitación" como si viviéramos en un mundo ideal color de rosas; la creencia de que los delincuentes son todos "víctimas" de la pobreza y de las condiciones sociales que los lleva irremediablemente al delito; todo lo que se traduce, en síntesis, en la ilógica e inconveniente benevolencia permisiva.

¡Y ahora, por si algo faltaba, aumenta el circo! Jueces, Fiscales y el Ministro del Interior, unos a otros recíprocamente se acusan y culpan, cuando ellos mejor que nadie saben perfectamente como es la cuestión.

En este panorama grave y crítico, respecto a los que aspiran a la Presidencia de la República: En ocasiones me pregunto si realmente hay algún "presidenciable" (como se dice ahora), que tenga la aptitud mental, las condiciones de conocimiento, la madurez y seriedad, y el coraje como para hacer lo que hay que hacer.

Alem García
Montevideo, 16 de junio de 2018.

Galería de fotos

Ver más

Redes sociales