Opinión y noticias

 

Un Solo Uruguay es una acción de la sociedad que creció rápidamente en enero pasado y hoy es un factor importante a tener en cuenta. Fenómeno que sólo se explica por la participación de la gente en general y porque se intenta preservar al país productivo. Solo por la ceguera ideológica se puede afirmar que es una organización impulsada por "los ricos del campo". En este movimiento social participan mayoritariamente pequeños y medianos productores, trabajadores de todos los sub rubros de la producción, personas de todos los partidos políticos, por tanto, sin tener preferencias por ninguno en exclusividad, porque no tiene una propuesta política partidaria; sí tiene propuestas de alta política de estado que tienen por objetivo defender al verdadero país productivo que muchos pretenden arruinar. El Uruguay tiene la maravillosa condición y aptitudes para ser una potencia productora de alimentos de la más alta calidad. A ese tesoro ofrecido por la naturaleza y el trabajo nacional hoy pretenden arruinarlo. La riqueza que tiene el país es muy superior al petróleo, gas y minerales. La humanidad, puede decirse, casi siempre vivió sin estos elementos, que apenas tienen una historia de unos tres siglos. En cambio, es extensa la vida de hombres y mujeres en este planeta, a lo largo de 7.500 años antes de Cristo y de 2018 años después de Cristo, lo que ha sido posible gracias al agua y los alimentos. La conclusión es clara y rompe los ojos: es mejor tener un país productor de alimentos que poseer petróleo, gas y minerales. La multitud que participa en Un Solo Uruguay está constituida por la gente consciente que defiende lo más importante del patrimonio nacional. Pensar que esa multitud está formada por "los ricos del campo" es la mayor estupidez imaginable, es dar por cierto lo que la lógica pura revela como una circunstancia absolutamente imposible, es la prueba de un total desconocimiento de la realidad del país. En Un Solo Uruguay participan personas de todas las condiciones, de las más diversas actividades, empresarios de la ciudad y del campo, pero, a la multitud la conforma la abrumadora mayoría de trabajadores. Esperemos que prevalezca la razón, para que no se siga arruinando al mayor tesoro del país, después de su gente, que no es otro que la producción de alimentos.

Alem García, Montevideo 13 de junio de 2018

Galería de fotos

Ver más

Redes sociales