Opinión y noticias

 

El Dr. Alem García en Difusora Rochense

PENA PARA VIOLADORES ASESINOS.
PROYECTO DE LEY DIRIGIDO A TODOS LOS LEGISLADORES, DE TODOS LOS PARTIDOS. CON LA
ESPERANZA DE QUE ALGUNOS LO PRESENTEN EN EL PARLAMENTO.


¿QUERRÁN COARTAR TAMBIÉN LA LIBERTAD EN LAS REDES SOCIALES?
NO PODRÁN.


Más
El Dr. Alem Garcia estuvo en Difusora Rochense el 4 de diciembre de 2017, en el programa "Línea abierta" del periodista Roberto Nelson Gutiérrez, el día en que la radio cumplió 41 años de existencia.

Primera parte

Segunda parte

PROYECTO DE LEY


Artículo 1ro.- Modificase el artículo 272 del Código Penal, el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Artículo 272 (Violación)

Comete violación el que compele a una persona del mismo o de distinto sexo, con violencias o amenazas a sufrir la conjunción carnal, aunque el acto no llegara a consumarse.

La violencia se presume cuando la conjunción carnal se efectúa:

1º. Con persona del mismo o diferente sexo, menor de quince años;

2º. Con persona que, por causas congénitas o adquiridas, permanentes o transitorias, se halla, en el momento de la ejecución del acto, privada de discernimiento o voluntad;

3º. Con persona arrestada o detenida, siempre que el culpable resulte ser el encargado de su guarda o custodia;

4º. Con fraude, sustituyéndose el culpable a otra persona.

Este delito se castiga, según los casos, con penitenciaría de cinco a veinte años.

Cuando el delito de violación vaya acompañado de lesiones o causare la muerte de la víctima, la pena será de cadena perpetua y el responsable del delito será castrado por procedimiento quirúrgico. El Juez de la causa designará al personal médico al efecto y, asimismo, podrá designar para la cirugía a persona idónea aún sin el título de médico”.

Montevideo, noviembre de 2017.


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Como es de público conocimiento, la sociedad uruguaya se viene conmocionando por hechos de extrema gravedad en los últimos tiempos; por episodios muy lamentables en los que han perdido sus vidas niñas a manos de violadores en circunstancias de real y cruel tortura.

Por la normativa vigente, los responsables de tales conductas delictivas obtienen la libertad a los pocos años de la ocurrencia de este delito que, sin discusión, es uno de los de mayor gravedad.

Tal circunstancia, a todas luces resulta inconveniente y terriblemente injusta.

Nada repara las consecuencias de una violación y la muerte. Pero, a los efectos de contribuir a la convivencia social aceptable y, fundamentalmente, para hacer justicia y evitar la reiteración de estos tristes episodios, se hace necesario el establecimiento de penas severas que sancionen estos crímenes.

Ante una situación tan grave no es aceptable ninguna teoría que persiga la rehabilitación de este tipo de criminales por medios de la asistencia psicológica, ni tampoco, las prácticas de contralor y vigilancia, por más sofisticadas que puedan ser éstas, como entre otras la utilización de medios electrónicos. Es manifiesta y obvia su ineficacia.

Tampoco son admisibles las posturas supuestamente humanitarias que, en definitiva, son meras expresiones de buena voluntad que incurren en la más descarnada utopía y de hecho se traducen en beneficios para los criminales.

Los predicadores de los derechos humanos que proclaman la redención incluso de los más crueles asesinos, en lugar de espantarse por el ejercicio del poder legítimo del estado y la acción de la justicia, como lo hacen, por considerárselos excesivos, deberían mirar con más atención la devastación que dejan los delincuentes en sus víctimas y sus familias y, de manera muy especial, deberían alarmarse por la mayor injusticia imaginable: las torturas, violaciones y muertes de niñas y niños.

La presente iniciativa legislativa será polémica, pero, en determinadas circunstancias quiénes gobiernan en un sistema representativo como el nuestro, necesariamente, tienen que adoptar medidas radicales con el coraje cívico necesario en beneficio de la comunidad nacional.

En virtud de la realidad pública y notoria que se indica, procede la rápida aprobación de este proyecto de ley que actualiza el artículo 272 del Código Penal.

Montevideo, noviembre de 2017.

El Congreso de EEUU analizó lo que para algunos es la "la mayor amenaza al sistema democrático: el rol de las empresas como Google y Facebook". En las sociedades actuales tales empresas, entre otras, facilitan la difusión de noticias, ponen al alcance de todos el conocimiento en la más absoluta y extensa expresión, no hay nada que no esté en esa fantástica biblioteca global, todo se puede saber por medio de los buscadores de internet en materia de ciencia, tecnología, historia, literatura, filosofía, física y química, composición de medicamentos, medicina y demás conocimientos de profesiones y oficios, prácticas y métodos de las más diversas disciplinas, etc. etc.

Asimismo, en las actividades de servicios, que hacen más fácil la vida de la gente común, como las relativas a los más diversos negocios, en especial en los rubros del transporte, hotelería, sistema financiero y bancario entre otras tantas tareas del quehacer cotidiano.

Internet y las redes sociales, también, permiten la comunicación en tiempo real entre miembros de las familias y amigos. Ya las distancias no son tan angustiantes como antes, ahora se puede ver y hablar con los seres queridos todos los días y en cualquier momento.

Como en todas las cosas, también, hay malos usos de esta maravilla que es internet, pero, en última instancia todo depende del buen criterio e inteligencia de cada uno. Es muy importante observar lo que pasa en los EEUU y, en especial, en su Congreso. Porque lo que ocurre allí por lo general tiene repercusiones hoy en todo el mundo. Las voces de quiénes sostienen que las empresas de internet son la mayor amenaza para la democracia, en realidad, están defendiendo su hasta ahora casi omnipotente poder, porque se dan cuenta que apareció otro poder casi ilimitado: el que da la difusión global del conocimiento, el factor que ha democratizado como nunca antes a las sociedades y que hará caer incluso a los regímenes arcaicos de la opresión.

Internet llegó para quedarse, es un proceso irreversible. Aún cuando el Congreso de la primer potencia quiera hacerlo, no logrará detener este proceso que es la mayor revolución en toda la historia de la humanidad.

Gracias a Google, Facebook y Twitter, y otras empresas, se avanza en la socialización del conocimiento, lo que, lejos de ser una amenaza, por el contrario, es el mayor beneficio a la democracia.

Montevideo, 6 noviembre de 2017.
Alem Garcia

Galería de fotos

Ver más

Redes sociales